Consejos para no rayar el coche a la hora de aparcar

Existen muchas maneras de evitar que nuestro coche se raye al hacer maniobras para aparcarlo. Aunque conseguir que la carrocería de nuestro automóvil nunca se raye es algo bastante complejo, sí que existen algunos trucos que nos pueden ayudar enormemente, como el uso de esquineras y kits de protección de rozaduras. Además, dependiendo del color del automóvil puede ser todavía más difícil evitar que dichas rozaduras se noten. Por ejemplo, en los coches de colores oscuros como el negro o el azul marino cualquier rasguño destaca mucho más que en colores claros como el blanco.

Cómo evitar rayar el coche al aparcar

1. Evitar las prisas

Se dice que las prisas no son buenas consejeras y la verdad que siempre se cumple. Todavía es peor cuando estamos al volante de un coche que nos ha costado bastante dinero y no queremos rayarlo bajo ningún concepto. En muchas ocasiones ocurre que cuando vamos a aparcar notamos la presión del conductor que se encuentra detrás de nosotros, que espera ansioso que aparquemos cuanto antes para así poder seguir circulando libremente. A veces incluso puede ser que nos pite para que nos demos más prisa. En cualquier caso, no le debemos hacer ningún caso sino aparcar con nuestro método, cómo nos enseñaron en su día en la autoescuela cuando íbamos a clases de aprender a conducir.

2. El Sistema de Asistencia al Aparcamiento

Como una gran cantidad de conductores tienen problemas a la hora de aparcar sus vehículos, cada vez son más las marcas de automóviles que han inventado sistemas para facilitar las maniobras de aparcamiento. Sin embargo, todavía son pocos los coches que cuentan con esta novedosa prestación de asistencia al parking. La última revolución dentro de estos asistentes es la del autoaparcamiento, que tiene la gran ventaja de encargarse de realizar toda la maniobra de manera automática, girando el volante y desplazando el vehículo por sí solo.

3. Ten un método de aparcamiento

Cada maestrillo tiene su librillo y en cada autoescuela según el profesor que te haya tocado te enseñará el método más sencillo para aparcar el coche en línea, que es lo verdaderamente complicado. Es fundamental una vez que hemos captado la técnica aplicarla siempre, independientemente de que nos toque aparcar a la derecha o a la izquierda. Si, por el contrario, probamos cambiar de método o con los nervios nos inventamos uno a nuestra manera, seguro que entonces nos saldrá mal y acabaremos rozando el coche.

4. Calcular las medidas correctamente

Por último, lo más complicado de conseguir es calcular las medidas de nuestro coche y ponerlas en relación con el espacio de aparcamiento y con el vehículo situado delante y detrás de nosotros. Para ello es fundamental mirar bien por los espejos retrovisores, acelerar con precaución, trazar bien el ángulo desde el principio y enderezar el coche las veces que haga falta hasta conseguir la posición adecuada.

Además de los trucos, siempre nos puede ayudar el comprarnos unas esquineras y kits de protección de rozaduras para evitar que nuestro vehículo se raye.

The following two tabs change content below.

Pamplona

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *